InakiLancelot
  Inch 'allah
 

PALESTINA

«Inch ‘allah»
Directora: Anaïs Barbeau-Lavalette
Nacionalidad: Canadá

Intérpretes: Evelyne Brochu, Sabrina Ouazani, Yousef Sweid, Sivan Levy
Estreno: 7/6/13 

La especie humana aúna dos tendencias de signo opuesto como las caras de una moneda. Del lado positivo, entre otros, la capacidad de desarrollar fantásticos fármacos que acaben con terribles plagas e infecciones, o la de construir pantallas con las que comunicar instantáneamente con las antípodas. 

Del negativo, la construcción de muros inabordables, físicos y mentales, tras los que quedan confinados determinados grupos humanos. Semejantes que nacen con menos oportunidades por su etnia, nacionalidad y demás caracteres protegidos por la inane carta de Naciones Unidas. 

Difícilmente alcanzan estas cuestiones el conocimiento de la opinión pública, lo que cuando sucede despierta una ola de simpatía por el débil y de actos y declaraciones de solidaridad. «Inch ‘allah», si Dios quiere, toma partido. Lo hace porque el personaje principal no es palestino ni israelí, sino una occidental bienintencionada que participa en labores de apoyo de la ONU, encontrándose de bruces con un panorama inaceptable. Y también porque aparecen víctimas de cuya desesperación se derivan pocas soluciones. 

La segunda película de la canadiense francófona Anaïs Barbeau deja un reguero de fotografías que ilustran la inconcebible situación: el vertedero convertido en campo de refugiados de quienes tuvieron un hogar en un lugar que ya no les pertenece por haber quedado al otro lado de la frontera, el caótico paso fronterizo, el vigilante armado en el autobús urbano. 

Al mismo tiempo, la alentadora semejanza y cercanía entre personas a las que correspondería ser rivales, o la bella mezcla de idiomas coexistentes aunque de distinta procedencia.

«Inch ‘allah», premio del jurado ecuménico en el reciente festival de Berlin, presenta una serie de personajes de carne y hueso, absolutamente creíbles, y culmina en una escena de intensa emotividad, magníficamente filmada, que emociona y remueve. 

Entre los agradecimientos que cierran la película figura Denis Villeneuve, el director de la excelsa «Incendies» que abordaba el conflicto libanés con un magnífico sentido del espectáculo y la emoción. «Inch ‘allah» sigue su estela, configurando un grupo de cineastas quebequeses extraordinario, al que seguir. 

Ello será posible siempre y cuando la distribución de filmes internacionales en España no cese y siga trayéndonos estas grandes obras que nos permiten conocer un mundo más allá del oficial. Que contribuyen a la construcción de una opinión propia y elaborada, más allá del flash del telediario.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 13 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=