InakiLancelot
  El hombre de las mil caras
 

CASINOS Y PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

El hombre de las mil caras
Director: Alberto Rodríguez
Nacionalidad: España
Intérpretes: Eduard Fernández, Carlos Santos, José Coronado, Marta Etura, Alba Galocha
Estreno: 23/9/16. Sección Oficial Zinemaldia

El hombre de las mil caras está en la línea de denuncia política de películas españolas recientes. Como B (de Bárcenas), pero en sus antípodas estilísticas. Aquella, estrenada doce meses antes, contenida, esta rica en medios, personajes y metraje. 

Podría hacerse una comparación superficial con Lasa - Zabala, también presentada en Zinemaldia aunque dos años antes. Aquella era una denuncia pura, mientras que la última película de Alberro Rodríguez prefiere los claroscuros y refleja no tanto la condena a un personaje o el ambiente de podredumbre, como la incertidumbre sobre los hechos reales. La indefensión de los ciudadanos y la dificultad para formarse una opinión pública bien fundamentada. 

Rodríguez evoluciona desde su anterior y excelente La isla mínima (Zinemaldia 2014) para acercarse a hechos más cercanos en el tiempo y, probablemente, vigentes. Y crear dos personajes principales de ficción basados en Francisco Paesa y Luis Roldán, más un colaborador del primero y dos mujeres fundamentales para el fugitivo ex director de la guardia civil. 

Los encarnan una serie de actuaciones espectaculares. Destacados Eduard Fernández, como Paesa y, brillante, Carlos Santos, como Roldán y luego reconocido con el Goya. Manteniendo el nivel de su fantástica actuación anterior en También la lluvia

En la presentación, Paesa es traicionado por el gobierno y deja de cobrar cien millones de pesetas, en 1986. Dos años después, queda quemado al publicarse su fotografía en prensa en un asunto de extorsión a un testigo del caso GAL. Por su parte, Roldán aparece en 1994, entrevistado por el diario El Mundo, a la fuga con mil quinientos millones de pesetas y la propiedad de dos pisos (a nombre de terceros) en París. Nieves, su mujer, es encarcelada en Ávila. 

A partir de aquí, el dinero viaja a Singapur, se describe la técnica del helicóptero o cómo hacer opacos diez millones de euros (en pesetas), el ministro Belloch ofrece trescientos millones a cambio de rédito político, los personajes se traicionan, juegan al póker, hacen creer que viajan por el mundo sin salir de una sala de enclaustramiento, ambicionan. Y las debilidades se pagan.  

Todo contado con un montaje ágil, vivaz, atractivo aunque se conozca la trama. Porque lo importante es la sensación creada en el espectador. De inseguridad, de juego peligroso y placer por el riesgo. De un gran casino que regala las fichas y unos jugadores que las gastan o acumulan con el desprecio de saber que no eran suyas y pueden terminar quedándose con todas. O no, hasta la siguiente partida. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 1 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=