InakiLancelot
  Una paloma se posó sobre una rama
 

GUERRA NO, AMOR 

«Una paloma se posó sobre una rama a reflexionar sobre la existencia»
Director: Roy Andersson
Nacionalidad: Suecia
Intérpretes: Holger Andersson, Nils Westblom, Charlotta Larsson
Estreno: 29/5/15

Sorprendente ya desde el título, el quinto largometraje del director sueco Roy Andersson, es un impactante relato antibelicista. Una película personal, de estructura muy original y expresividad distintiva.

El veterano realizador, que supera las sesenta primaveras, se aparta de la dictadura naturalista de la actual línea del cine, forzando la quietud de sus ultramaquillados personajes. Al tiempo que nos entrega una muy cuidada puesta en escena, en la que multitud de eventos ocurren en el segundo plano. La importancia de la acción crece hacia el fondo de la pantalla, invitando al público a la contemplación tridimensional de lo aparentemente sencillo, e incluso a asomarse a nuevos visionados del film.

Obra profunda y reflexiva, sugerente y nunca evidente, comienza con una fantástica muestra de ese humor del patetismo, tan escandinavo como la ingesta de licores blancos que contemplamos. De encuentros cotidianos y banales con la muerte.

Continúa desplazando la cuarta pared, para convertir a los comediantes en espectadores estupefactos ante la figura de Carlos XII de Suecia, el último rey guerrero. En una escena, cuestionamiento agudo acerca de la monarquía y la autoridad militar.

Para contraponer a esa ficción de los libros de historia que refieren fechas de batallas, la verdad del envejecimiento, resumido en una espléndida secuencia en la que transcurren cuarenta años de una vida, ida sin vuelta, de gran intensidad emocional.

Andersson opone lo público y lo íntimo. De un lado, la avaricia y la violencia como causas de la guerra, compañera del capitalismo mercantil, el que fija inamovibles reglas que designan pobreza. Del otro, el amor pasional, el exquisito cuidado a la infancia. También las rupturas afectivas o los encuentros de un grupo de amigos en pleno festejo.

Finalmente, «Una paloma se posó sobre una rama…» compone una escena desoladora en la que resume lo peor del homo sapiens, capaz de la mayor crueldad con los otros animales, primero. Y después consigo mismo, a través del colonialismo aún no superado, la esclavitud y en la culminación, el holocausto nazi.

Desde su apariencia sensible, nada crispada, esta obra pretende agitar conciencias. Crea imágenes inolvidables acerca del horror. Y sitúa al espectador en la piel de ese personaje atribulado de “Alicia en el país de las maravillas”, que no tiene tiempo de pensarlo porque ha de trabajar. Un público que quizá entró en el cine para pasarlo bien.

«Una paloma se posó sobre una rama…» es una película magnífica, que admite varios visionados. Movilizadora y política. Reflexiva y personal. Una anomalía diferente y radicalmente buena. Merecedora de un aluvión de espectadores.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 13 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=