InakiLancelot
  Cobardes
 

LOS NIÑOS DEL MAÑANA…

Cobardes
Directores: Juan Cruz, José Corbacho
Nacionalidad: España
Intérpretes: Elvira Mínguez, Antonio De la Torre, Lluís Homar, Paz Padilla, Blanca Apilánez
Estreno: 24/4/8 

Los realizadores José Corbacho y Juan Cruz abordan en su segunda película el acoso infantil. Superando al titular de prensa, dirigen su atención a un caso concreto aunque imaginado, logrando personalizar la noticia y acercarnos a los protagonistas reales. 

En Cobardes parten del amor que sienten por los adolescentes, y ese aprecio rebosa en cada escena de la cinta. Sin embargo, ello no les impide compartir la sensación de incomprensión profesada desde el mundo adulto, al que corresponde igual sentimiento desde la orilla juvenil. 

El desarrollo de la trama nos permite conocer quién es el niño acosado, quiénes forman parte del grupo acosador, quiénes son los padres de ambos. No debe tomarse como un caso generalizable sobre el estrato de procedencia de todos ellos. Es, sencillamente, una oportunidad para bucear en nuestros comportamientos rutinarios e inherentes al problema. 

La cinta acierta a reflejar un medio social del que las familias no pueden abstraerse. Y también cómo pequeñas concesiones sin importancia hacia el sentido de avance general, redundan en problemas íntimos de difícil solución. La llegada de los móviles con cámara aparece, así, como un factor de separación más entre mundo adolescente y adulto. 

Cobardes nos presenta un contexto profesional de exacerbada competitividad, de nula seguridad. Y los protagonistas no son directivos de alto nivel. Son adultos que quieren a sus hijos, a los observan desde la perplejidad. Por un lado, los padres, o bien les transmiten el valor del triunfo individual o bien son incapaces de escucharlos. Por el otro, las madres logran cierta mayor cercanía, atendiéndolos desde el silencio, confiando casi ciegamente. En cualquier caso, el resultado demuestra que la salida pertenece ya a los adolescentes, y los progenitores sólo pueden aportarles información, obligación de cuya dimisión derivaría el desastre. 

Al abordar el medio escolar, el guión realiza su denuncia más precisa. Los profesores, al igual que los padres, yerran cuando buscan la respuesta a través de una pauta de actuación escrita, cuando no llegan a la más elemental forma de interacción: la escucha. El esquematismo, el profesionalismo mal entendido no compensan la falta de empatía a nivel personal. 

Sin embargo, a la hora de incorporar tramas secundarias, los directores patinan gravemente en su referencia al mundo político municipal y la mafia italiana. Los estereotipados aspectos negativos de ambas, sin contraste con otros políticos vocacionales u otros italianos honestos, son denuncias fáciles e injustas. Crean confusión sobre un posible origen del acoso basado en la turbiedad social. Ello no hace sino restar valor a la profundización en las verdaderas causas antes apuntadas. 

Asimismo, en un tono general muy fluido, las alusiones en la parte final al término “miedo” resultan muy forzadas. Redundan en una osadísima pretensión filosófica. Más aún, la reiteración de grabaciones con todo tipo de cámaras revelan un terrible error de guión en la conclusión de la trama. Una escena de acción no justifica una solución que ya existía. 

Como elementos positivos fundamentales en este film, hay que destacar la actuación de Paz Padilla, liderando el tono general de contención de Elvira Mínguez, Lluís Homar y Antonio de la Torre. Junto a ellos, la banda sonora de “La excepción” culmina en la creación “Los niños del mañana”, de “Love of lesbian”. Es la síntesis perfecta del sentimiento que queda en el espectador. 

No son los hijos de otros, son los nuestros. No son los comportamientos de esos padres o esos jefes. Son los nuestros. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 2 visitantesen ésta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis