InakiLancelot
  El primer hombre
 

LLEGADA A LA LUNA

El primer hombre
Director: Damien Chazelle
Nacionalidad: EEUU
Intérpretes: Ryan Gosling, Claire Foy, Jason Clarke
Fecha de estreno: 11/10/18 

21 de julio de 2019: Hace cincuenta años, Neil Armstrong y Buzz Aldrin posan su pie sobre la luna. Michael Collins les aguarda en la nave nodriza para regresar juntos a la Tierra.

Hace casi cuatro millones de años, tres homínidos caminaban erguidos reposadamente por la garganta de Olduvai, en la actual Tanzania. Quizá admiraban la lluvia fina sobre sus cráneos  mientras pisaban la cenizas de una erupción reciente del volcán Sadiman. La impronta de sus pasos quedó grabada para siempre en forma de icnitas, las huellas fosilizadas de un ser vivo, descubiertas por Mary Leakey en 1977.

Aquellos homínidos, dos millones antes de la aparición del género homo y más de tres millones previos al sapiens, parecían dirigir sus miradas hacia el horizonte. Cómo no imaginar que observaban la luna desde nuestro planeta al atardecer. Cómo no conjeturar que el gran disco blanco, refulgente, atrapaba su atención.

Como también fascinaba, un instante geológico después, a un piloto profesional e ingeniero aeroespacial, que aprovechaba la caída del día para observarlo en soledad. Su momento de encuentro con personas queridas del pasado y con un destino público que supondría un gran paso para la humanidad. Su mirada en silencio amparando la determinación de ser el primer homínido en hollarlo.

De la vida de este astronauta, Neil Armstrong, trata The first man / El primer hombre, la cuarta película de Damien Chazelle y la siguiente tras el musical La la land. Un film con una ambientación fantástica de la época y un guión depurado y bien documentado. Que mantiene la tensión constante. Y cuenta con un apoyo musical especialmente acertado, junto a creíbles actuaciones.

La historia del primer hombre que pisó la luna llamaría a idealizar los logros tecnológicos que lo posibilitaron. En su lugar, Chazelle relata la epopeya provocando pavor… Sentando al espectador en la posición del piloto, al mando de unas naves en las que se sienten angustiosamente el vértigo de la velocidad y la inminencia del accidente mortal. Y solo en destellos, la belleza del planeta azul desde suficiente distancia.

Y este contraste entre el ruido y la furia de los pioneros sobreviviendo en sus viejos cacharros frente al silencio y la quietud lunar tras el éxito del alunizaje, culmina en un momento íntimo, poético, bellísimo. En el que la emoción es contenida, sentida durante cincuenta años, colectiva. Global.

Desde la comodidad actual, la personalidad de aquellos navegantes se revela como el primer factor que hubo de hacerlo posible. Y el retrato de Neil Armstrong muestra a alguien especial, con la vehemencia de los ilustres. Inteligente, despierto, con un objetivo que le justifica. Sereno y capaz de controlar el instinto de supervivencia en pos de su gran osadía. Encarnado por un Ryan Gosling cuyo rostro asociará ya siempre nuestra memoria con el fin de la carrera espacial.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 11 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=