InakiLancelot
  Aquí y allá
 

EMIGRACIÓN

Aquí y allá

Director: Antonio Méndez
Intérpretes: Pedro De los Santos, Teresa Ramírez
Estreno: 1/3/13

El devenir de nuestro globalizado mundo ha parcelado con altos muros físicos y económicos los territorios, restringiendo el destino de su población hacia un fin marcado.

La distancia entre fracciones crece. Al mundo rural se le atribuye un valor mercantil mínimo, mientras otros sectores alcanzan valores desorbitados.

En los últimos años, han surgido corrientes cinematográficas que han dirigido su atención hacia la vida de los menos favorecidos en el caprichoso reparto. Directores que han salido de Europa o Norteamérica para rodar historias acaecidas sobre personas comunes, cuya lucha diaria por salir adelante reviste una heroicidad cierta.

Aquí y allá, el primer largo de Antonio Méndez, establece el centro de su trama en México, en el interior del estado de Guerrero. Un árido entorno silvestre, en el que las oportunidades se despeñan desde la escasez hacia la insignificancia.

El eje de la trama aborda la emigración, primero como salida hacia la prosperidad, finalmente como única posibilidad ante un entorno de oportunidades menguantes y puertas que van cerrando el objetivo, achicando el horizonte hasta el fundido en negro.

El hallazgo del film es su capacidad para mostrar el daño creado por la ausencia del emigrado en su lugar de origen. Y ello ha sido posible gracias a la encomiable sensibilidad con la que describe la vida de una familia sencilla. A las escenas compartidas por padre e hija adolescente, a la seriedad permanente de los mayores (en especial el hombre) frente a la alegría de los niños.

Al lirismo latente en la decisión de ponerle nombre al nuevo hijo. A la emotividad de verlo crecer y sentir los peligros que le acechan desde el parto.

Aquí y allá es un film sencillo y conmovedor en el que los personajes evolucionan, creciendo desde la rebeldía infantil o desde el anhelo adulto. Atrae la atención de un espectador con una puesta en escena realista que no cae en un solo golpe de efecto sonoro, visual o sentimental.

Desde la contención, Antonio Méndez ha aportado una visión complementaria a otras propuestas de años anteriores como «Padrenuestro», de Christopher Zalla, en la que se abordaba la difícil existencia del emigrante mexicano en EEUU y la ausencia familiar. 

La utilización de la música como elemento central en argumento es también común con la excelente Princesa de África, de Juan Laguna, que abordaba la feliz vida de un poblado senegalés. 

Las tres son grandes películas que nos acercan a las personas de lugares distantes. Aquí y allá llega ahora a los cines. Y es una propuesta honesta, emocionante y digna de un gran aplauso. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 1 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=