InakiLancelot
  Neds
 

DETERMINISMO SOCIAL

Neds
Director: Peter Mullan
Nacionalidad: Británica
Intérpretes: Connor McCarron, Gregg Forrest, Joe Szula, Gary Milligan
Estreno: 3/12/10
Kontxa de oro Zinemaldia 2010 

La cartelera española se mueve principalmente entre los títulos procedentes de Estados Unidos y los producidos en España. Por lo general, los filmes de Asia, Oceanía o África encuentran una distribución muy limitada y sólo los europeos y los latinoamericanos, estos últimos apoyados habitualmente en coproducciones españolas, encuentran hueco. 

Las diferentes nacionalidades europeas se han ido alternando en la repercusión lograda ante el público. Las salas han ido especializando el tipo de película proyectada de acuerdo al modelo exitoso asociado a cada país. Desde Reino Unido nos llegaron durante años los filmes con regusto clásico de James Ivory, los cuales dieron el relevo al cine social de un comprometido director, Ken Loach, azote del thacherismo y quintaesencia del cine político con entonación británica. 

El ya septuagenario realizador creó escuela con su estilo realista, que incluía tanto actores profesionales como aficionados, y una especial atención sobre el mensaje por encima de la técnica. 

Tras él surgieron creadores como la joven Andrea Arnold o como Peter Mullan, actor en la última dirección de Loach en el siglo pasado «Mi nombre es Joe», y ya establecido como un director con criterio propio muy bien considerado por la crítica. Este escocés obtuvo en 2002 el León de oro a la mejor película en Venecia por «Las hermanas de la magdalena», su segunda obra. Y ahora ha alcanzado con Neds, la tercera, la Kontxa de oro en la última edición del Festival de San Sebastián. 

Neds es el acrónimo inglés de “Delincuentes no educados” y aborda las deficiencias del sistema educativo a la hora de corregir las desigualdades sociales. La trama se contextualiza en el Glasgow natal de Mullan de 1972, época en la que él contaba doce años. La protagoniza un preadolescente inmerso en el mundo de las bandas que la imaginería del cine asocia con Nápoles o con el Nueva York de principios del siglo pasado. 

La dedicatoria final a Christopher David Mullan hace pensar en el conocimiento en carne propia de los hechos expuestos. Se diría que tras la imagen de progreso irradiada por las islas, hay un pasado cuando menos turbulento. 

Asiste el espectador al descenso al infierno de una prometedora inteligencia infantil, dechado de disciplina y afán de aprendizaje. Un apabullante y violento clima social y familiar, el poderoso influjo negativo del alcoholismo en el entorno, el determinismo social de la clasista educación británica, el maltrato como herramienta de enseñanza irán conformando una personalidad escarnecida en quien fue un cachorro de buena persona. 

La actuación del joven Connor McCarron es excelente en la representación de una personalidad fuerte que va perdiendo candidez y sumando cinismo y dureza mental, como le reconoció el Jurado de San Sebastián al otorgarle el premio al mejor actor. Contribuye a una obra sentida, que expresa el dolor por las buenas oportunidades perdidas por tantas jóvenes promesas que quedaron retenidas en el barro de una sociedad que no termina de ser justa. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 68 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=