InakiLancelot
  Ane
 

MATERNIDAD IMPERFECTA

Ane
Director: David Pérez Sañudo
Nacionalidad: España
Intérpretes: Patricia López Arnáiz, Jone Laspiur, Mikel Losada, Nagore Aranburu, Fernando Albizu, Luis Callejo, Mariana Cordero, Aia Kruse, Lorea Ibarra,
David Blanka, Gorka Aginagalde, Inaki Ardanaz, Miren Gaztañaga, Lander Otaola, Erik Probanza
Estreno: 16/10/20
Premio Zinemira Zinemaldia 2020

Se sufre en esta primera realización de David Pérez Sañudo. Un relato en el que acompañamos a la protagonista en su descubrimiento de la vida, compañías y actividades de su hija. Cuando el temor al nido vacío se cierne sobre ella, por otro lado, una mujer de verbo contundente.

Se ansía por momentos que alguien de un abrazo a los personajes principales. Figuras de semblante serio y gesto contrariado. Gentes a punto de explotar. Hasta la llegada de esa frase doliente «¡Qué ¿bonita? debería haber sido la vida», a la mitad exacta del metraje.

Se compadece a esa madre acompañante (ella también) de una hija-escorpión, con la que está obligada a cruzar el río. Y, al mismo tiempo, se imaginan fuera de plano, pues sucedieron en tiempo pasado, los errores, las imperfecciones de esta madre y de ese padre. Como los lazos de esa pareja que no funcionó, si aun queda alguno.

Junto a un entorno social de agresividad asfixiante. La defensa de tradiciones y el enfrentamiento con iniciativas modernizadoras. Aquí, la construcción de una nueva autopista.  

Se siente la noche como el momento del cóctel molotov y la algarada. Y como la oportunidad de ganarse el pan, cuidando de la obra como vigilante. 

Lo hace posible una dirección precisa y las actuaciones de Patricia López Arnáiz, coprotagonista en Uno para todos, en su papel de inspectora de educación. De Nagore Aranburu, con la que reencontrarse después de la maravillosa Loreak, donde las autopistas vascas tenían también un papel fundamental en el relato.  

Y en la presentación de madre imperfecta e hija aguijón – magnífica Jone Laspiur-, se empatiza con ambas y se les desea mejor porvenir, mientras entra el temor a verse reflejado, tan reales y sinceras como son.  

Se muestra una imagen del instituto opuesta a la de Uno para todos, con la que dialoga. Presentándonos el lado menos idealizado, más prejuicioso y dañino de un centro educativo. Qué bien encarnado en la figura del gran Fernando Albizu. 

Rodeados de unos vecinos inmersos en el sálvese quien pueda (camaleónico Luis Callejo), de otras madres que defienden con los dientes – Mariana Cordero- y un mundo juvenil sin comunicación alguna con quienes lo ocuparon solo algún tiempo atrás. 

Un cosmos que empieza donde termina el otro, con el que no se comunica, separados ambos por las vías de un tren que pasa a toda velocidad sin detenerse en ninguna estación. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 83 visitantesen ésta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis