InakiLancelot
  La buena nueva
 

MEMORIA HISTÓRICA

«La buena nueva»
Directora: Helena Taberna
Nacionalidad: Española
Intérpretes: Unax Ugalde, Bárbara Goenaga, Gorka Aginagalde, Mikel Tello
Fecha de estreno: 14/11/8 

«La buena nueva» es una proclamación en pro de la memoria histórica. Un relato que informa de que la iglesia oficial tomó partido por un bando, según dispusieron, arengaron y exhortaron sus autoridades, mientras un tropel de sus miembros no siguió las órdenes y fue represaliado. 

Helena Taberna parte de un material tentador, la historia de un familiar que colgó los hábitos tras exiliarse de la España de la posguerra. Dirige un biopic en el que especula desde la ficción con una posible historia de amor frustrado. Cuenta una vez más la tragedia de una guerra: las muertes, los inválidos, el triunfo de la intolerancia, la toma del poder y la usurpación de la Justicia por el que más grita o es más rápido de puños o de gatillo, el desierto moral y la pobreza física en que sume a todos. 

Lo original de su aportación reside en la aparición de un sector de la Iglesia no aliada con los sublevados y en la disensión interna entre falangistas y carlistas. 

Ciñéndonos a un criterio más cinematográfico, «La buena nueva» es la historia de amor imposible entre dos personas en un medio decididamente violento, en el que unos (los civiles) sólo pueden subsistir y otros (los militarizados) guerrean, llevados por el lado más oscuro de la naturaleza humana.

Es un film con muy buena factura técnica, fotografía que ensalza la belleza del valle de Leizarán, la música del genial Ángel Illarramendi y unas actuaciones muy acertadas. En particular, la conexión de la pareja protagonista dice más a base de comunicación gestual que lo que pueda contarse con palabras. Por ello Unax Ugalde fue reconocido mejor actor en el pasado Festival de Valladolid.

La película sirve al deseo de denuncia y peca de maniqueísmo en la presentación de los personajes secundarios. El protagonista principal, el sacerdote, evoluciona y duda. Pero su situación ha sido expuesta en multitud de ocasiones. “La regenta” ya trataba el tema en 1885 y el film recuerda mucho a aquel televisivo “pájaro espino”.

Su aportación más interesante puede resumirse en dos preguntas. La primera, ¿cómo llamar a la complicidad emocional establecida entre un hombre y una mujer, ambos heterosexuales, cuando el primero lleva sotana? Sobre la segunda, dada la capacidad de aquellos que realizan actos execrables para manipular la información y el recuerdo, ¿debe uno creer a pies juntillas un titular sin profundizar en la noticia?

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 1 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=