InakiLancelot
  Los aires difíciles
 
TENSIÓN DRAMÁTICA Y EXCELENTES ACTUACIONES

«Los aires difíciles»
Director: Gerardo Herrero
Nacionalidad: España
Intérpretes: José Luis García Pérez, Pilar Castro, Cuca Escribano, Andrés Gertrúdix, Carmen Elías, Alberto Jiménez, Roberto Enríquez, Natalia Sánchez, Antonio Dechent.
Estreno: 23/3/6

En ciertos géneros musicales está bien considerada la reinterpretación de composiciones previamente escuchadas en multitud de ocasiones. Así por ejemplo, un estándar jazzístico eleva a un buen cantante a la categoría de crooner. En nuestro entorno, vale una copla como “Y sin embargo, te quiero” cuyo espíritu sobrevuela esta cinta.

En literatura abundan también las alabanzas hacia las obras que dan un nuevo tratamiento a algunos de los mitos grecorromanos o medievales. En el caso del cine, la cuestión es algo diferente. No está tan bien visto que se aborde un tema de sobra conocido. Y, sin embargo, no parece posible encontrar un argumento absolutamente personal. Pues bien, a la hora de enfrentarse a «Los aires difíciles», si uno quiere disfrutarla, ha de dejar de lado sus parecidos razonables con películas anteriores y su abuso de ciertos tópicos.

La duodécima película de Gerardo Herrero, y en mi opinión una de las mejores, sitúa a una mujer pérfida y manipuladora en el camino de un buen hombre, tan capaz en el campo profesional como débil en lo afectivo. De la flaqueza de ambos y de su relación a lo largo de toda una vida trata este film basado en una novela de Almudena Grandes y guión de Ángeles González Sinde. Por fortuna, se realizó en los años previos a 2008, lo que posibilita una trama con más de dos personajes. Nueve, de hecho, con un tratamiento muy atractivo.

La cuestión principal de la trama sería el derecho a una segunda oportunidad, a aceptar algún borrón en el propio pasado. Ello encarnado por el protagonista al que da vida José Luis García Pérez, en la que es, a mi juicio, su mejor interpretación. Le acompaña en un papel secundario, de apoyo en su camino de aceptación, Carmen Elías, cuyo personaje debía de arrastrar sus propias cadenas en la novela original y parece que existió el proyecto fallido de abordarlo en una segunda película. En esta, no quedó hueco para darnos a conocer su ayer.

La historia se va desarrollando con un suspense absorbente, partiendo de imágenes evocadoras de un hombre y una mujer que, por separado, contemplan el mar en silencio, absortos en sus propios pensamientos, sugiriendo un turbio pasado que iremos conociendo.

La estructura va saltando entre tres momentos temporales. El inicial en la primera juventud de los protagonistas, en un muy bien ambientado año 1981 henchido de descaro juvenil, en el que sobresale la actuación de Natalia Sánchez. El intermedio, ya en los años 90 y el final, ya en plena explosión urbanística y sensación de riqueza general, en la primera década del siglo.

Si José Luis García Pérez da vida a un ser sumamente contenido, Pilar Castro borda un carácter ambivalente y expansivo, maravillosamente encantadora y tristemente dañina, en primer lugar consigo misma. Es también, y ello habla muy bien de la dirección de actores realizada y de la construcción de personajes en el guión, el papel en el que más me ha gustado esta actriz, a la que descubro aquí, podría decirse.

Excelente asimismo es la intervención de Andrés Gertrúdix, ese actor espléndido que merece protagonizar un film de éxito en taquilla y galardones. Y muy destacable la plasmación de la alegría, espontaneidad y capacidad de vivir al día que realiza Cuca Escribano. Aunque he de decir que su personaje es el que menos me gusta por su excesivo parecido al de Mariola Fuentes en «El cielo abierto» y por su caída en el tópico de la mujer andaluza guapa, lista pero no inteligente y ligera de cascos. Por otro lado, sus chascarrillos forman la parte más cómica del film. En especial ese “Eres más feo que los pies de otro”.

Antonio Dechent completa el reparto, destacando siempre por su veracidad y su carisma, por impresionar al espectador más allá de la eventual maldad o bondad de sus personajes. De hecho, es uno de los grandes secundarios de nuestro presente.

«Los aires difíciles» ha sido rodada en Madrid, Zahara de los atunes y Barbate. Sus paisajes y los sentimientos de los personajes han sido acompañados por la música de Lucio Godoy. Es un drama que mira al futuro y a las nuevas familias. Junto a «Malena» y ese doloroso «El corredor nocturno» que protagonizó el gran Miguel Ángel Solá es la película de Gerardo Herrero que más me ha gustado.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 27 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=