InakiLancelot
  Route Irish
 

GUERRA PRIVATIZADA

Route Irish
Director: Ken Loach
Intérpretes: Mark Womack, Andrea Lowe, John Bishop
Nacionalidad: Reino Unido
Estreno: 23/12/11

A sus 75 años, Ken Loach es el director europeo de cine social más reconocido en España. Sus, hasta el momento, veintiún largos de ficción y su treintena de telefilms serán tesoros en manos de aquellos estudiosos de generaciones futuras que deseen profundizar en la realidad actual más allá de la verdad oficial.

Sistemática y paradójicamente, sus cintas reciben la crítica de adoptar una posición maniquea. Sin embargo, en la última, «Route Irish», el personaje principal, bajo cuyo punto de vista se desarrolla la trama, es un malo auténtico a quien difícilmente se justifica. A quien, sin embargo, se comprende.

El objetivo del film es la denuncia de los desmanes de la guerra, en la que los indeseables y los perversos  no se encuentran sometidos a otra ley que la de la fuerza, la debilidad del ciudadano de base ante los juegos de poder que deciden la deriva de los hechos.

La guerra de Irak, como la construcción de obra civil en España, ha enriquecido tanto a siniestros personajes como expoliado las arcas comunes. En el centro del bocadillo quedan la población del país asiático y aquellos soldados occidentales y de otros continentes atraídos por salarios nunca alcanzables en su entorno habitual. El pan lo forman contratistas globales de una guerra privatizada en la que se mueven grandes cifras para la seguridad y la reconstrucción del orden en urbes previamente devastadas a conciencia.

A la trama se incorpora un relato de amistad que constituye una de las líneas del guión más interesantes por lo inhabitual en el cine actual. Un argumento que fue profusamente tratado en tiempos, por ejemplo de Paul Newman y Robert Redford.

El film está bien interpretado, transcurre a ritmo muy atractivo, transmite sentimientos y mantiene la llama de la denuncia. Sólo se ve lastrado por un final absolutamente inverosímil. Hasta llegar a este último punto, todo fue tremendamente creíble, horriblemente cierto.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 2 visitantesen ésta página!  
 
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis