InakiLancelot
  Incendies
 

UNA PELÍCULA ESPLÉNDIDA

«Incendies»

Director: Denis Villeneuve
Nacionalidad : Canadá
Intérpretes: Lubna Azabal, Melissa Désormeaux - Poulin, Maxim Gaudette, Rémy Girard
Estreno: 11/3/11

Es un enigma inexplicable cómo una ciudad próspera y moderna puede convertirse en una noche en un gigantesco depósito de escombros. Cómo el ser humano ha desarrollado una sensacional capacidad para destruir en doce horas lo que se construyó durante siglos. Resulta incomprensible para las personas de bien.

Como primera imagen, desde la distancia, el reguero de edificios derruidos, los esqueletos de construcciones procazmente desnudas. En la zona cero del suceso, cadáveres, mutilados, viudos, huérfanos, no escuelas, no hospitales, rencor, odio, guerra.

Todo el mundo sabe qué hacía en el Líbano el 13 de abril de 1975, el día de la “masacre del autobús”. Quien perpetra un acto semejante, logra una resonancia única. Detiene el reloj de la historia, se convierte en noticia. Esa fecha indica el comienzo de una guerra civil que duraría quince años.

De entre los supervivientes han surgido eminentes médicos, violentos desalmados, sufridas madres de familia... Y un magnífico dramaturgo, conducido a la emigración con ocho años a Québec, el Canadá francófono. Wajdi Mouawad es una de las grandes sensaciones del teatro actual. Su función “Incendies” ha sido llevada al cine por Denis Villeneuve, alcanzando las mismas cotas de emoción.

Con una magnífica autocontención para no mostrar en cámara lo que sería apología de la barbarie, el director quebequés rueda la escena bélica más dura emocionalmente que este cronista haya contemplado nunca. Obras como estas detendrán la violencia del mundo.

A partir de un argumento familiar inclemente, «Incendies» transmite la capacidad de renacer del ser humano. Y la ceguera colectiva que asuela un país entre muestras de euforia marcial. «Incendies» transcurre al ritmo del corazón, crece con sus personajes, nos guía desde su ignorancia hasta su sabiduría emocional, que será la nuestra.

El ritmo narrativo apela a la inteligencia del espectador y a la necesidad de simpatizar con el otro, comprenderlo, consolarlo y ser acompañado. Está magníficamente interpretado y dirigido. Acompañado de una fotografía y un sonido excelente, culmina con una estructura de guión preciosamente ensamblado.

Recibió el Premio del Jurado de la Juventud y el de mejor guión en la pasada «Seminci» de Valladolid.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 10 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=