InakiLancelot
  Paisito
 

GOLPISMO SETENTERO

Paisito
Directora: Ana Díez
Nacionalidad: Española - Uruguaya
Intérpretes: Mauricio Dayub, Emilio Gutiérrez Caba, Viviana Saccone
Estreno: 24/7/9 

La directora navarra Ana Díez debutó en el largo en 1990 con Ander eta Yul, rodada en euskera y por la que obtuvo el Goya a la mejor dirección novel. Dos décadas después, su trayectoria combina documentales de orientación política como Galíndez, con films de ficción como Paisito. Esta su cuarta producción ficcional será estrenada en las salas españolas el próximo 24 de julio. 

Fiel a su inquietud ideológica, dirige esta vez su atención a la intervención militar en Latinoamérica durante la década de los setenta. La acción transcurre en Uruguay en 1973, fecha en la que el presidente Bordaberry recibe la visita de los “milicos”. La historia posterior no aparece en el film. Los golpistas no devolverían el poder hasta 1985, a Julio María Sanguinetti. En 2004, tras la alternancia entre los partidos Blanco y Colorado (que se mantuvo en la poltrona durante la militarización de los órganos de gobierno), se produjo la victoria del actual gobernante, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio.

En los últimos dos años, han coincidido al menos otras dos producciones uruguayas en el tratamiento de la misma época. Masangeles / Polvo nuestro que estás en  los cielos, de Beatriz Flores Silva, se distinguía por un planteamiento no convencional y mágico, mientras Matar a todos, de Esteban Schroeder, profundizaba en las conexiones entre los gobiernos militares de Argentina, Paraguay, Chile y Uruguay. Aquellos que unidos en la operación Cóndor defenestraban a los no afines desde avionetas en vuelo.

Paisito pone el énfasis en la sociedad civil, en cinco personajes que, independientemente del bando al que pertenezcan, van a perder con la asonada militar, con la victoria de la violencia y la negación del diálogo. Ana Díez sigue el progresivo arrinconamiento de los protagonistas, quienes se verán forzados a tomar partido, porque en épocas atribuladas los extremos se pueblan hasta la saturación, impidiendo opciones diferentes al “conmigo o contra mí”. La barbarie se llevará por delante tanto las convicciones de un ser íntegro, como el afán de no significación de un superviviente nato.

El argumento principal presenta el día a día de los protagonistas durante los días anteriores al golpe. Es el momento más logrado del metraje y demostración de las encomiables dotes de su directora para la síntesis narrativa. A partir de tal acontecimiento histórico, la vida de todos cambia irremediablemente. Sin embargo, tendremos que esperar para entender, pues la información es dosificada con inteligencia, para mantener la intriga hasta el final.

Uno de los elementos más interesantes de la presentación es la candidez que muestran los bienpensantes uruguayos de a pie. Los que aseguraban que no eran bolivianos, y hasta la Suiza de América del Sur no llegaría las extensión del mal. Igualmente, la época queda contextualizada primorosamente con los insultos que se dirigen los niños: zapatero remendón o gallego, con el temor al pecado y al qué dirán, con la supremacía del gusto por el fútbol sobre el cine.

Finalmente, Ana Díez nos alerta de aquellos que creen en grandes empresas de salvación nacional por encima de las necesidades de los individuos que forman dicha nación. Y de lecturas apresuradas de las versiones oficiales cuando se describen hechos pasados porque la historia, ya se sabe, la escriben los vencedores.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 6 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=