InakiLancelot
  VItoria 3 de marzo
 

REPRESIÓN

Vitoria 3 de marzo
Director: Víctor Cabaco
Nacionalidad: España
Intérpretes: Amaia Aberasturi, Mikel Iglesias, José Manuel Seda, Ruth Díaz, Alberto Berzal, Oti Manzano, Verónika Moral, Iñaki Rikarte, Ana Pikaza
Estreno: 1/5/19 

Vitoria, 3 de marzo de 1976. La convocatoria de huelga general en demanda de mejoras laborales frente a la carestía de vida suscita un amplio apoyo. Como respuesta, la Policía Armada decide abortar la asamblea de trabajadores que está teniendo lugar en la iglesia de San Francisco. 

A fin de soslayar la imposibilidad, en aplicación del Concordato, de irrumpir en el templo, introduce gases lacrimógenos que obligan a salir al exterior a los reunidos. Una vez estos en la calle, los uniformados disparan contra la multitud. Mueren ese mismo día tres manifestantes. Un cuarto, herido de gravedad muere a los cuatro días. Un quinto, el 5 de abril. Sus nombres: Pedro Martínez, Francisco Aznar, Romualdo Marroso, José Castillo y Bienvenido Perea. 

Durante los siguientes días, se desarrollan manifestaciones de repulsa en toda España, sofocadas, de nuevo violentamente. El 6 de marzo muere en la protesta de Tarragona Juan Gabriel Knafo. El día 8, Vicente Antón Ferrero, en Basauri. 

Estos hechos no han sido juzgados en España. Como nos recuerda Vitoria 3 de marzo, el primer largo de Víctor Cabaco. Obra que incorpora, como elemento de gran valor, la comunicaciones internas reales entre la policía durante su actuación. Permitiéndonos escuchar perlas del tipo «Aquí ha habido una masacre» en boca de un agente del orden. 

Cabaco introduce documentos de archivo en una film de ficción, mostrándose especialmente virtuoso en la composición de escenas con temas musicales. Algunos tan emblemáticos como «A galopar», de Paco Ibáñez. O como «Campanades a morts», que compuso Lluis Llach para denunciar los hechos, y que interpretó en el concierto conmemorativo del treinta aniversario en el Buesa Arena.

Vitoria 3 de marzo alcanza su mejor momento en la escena del guateque que capitanea la voz de Georges Moustaki entonando «17 ans». Una sala que se va vaciando paulatinamente mientras circulan los singles de vinilo. Una fiesta casera que capta el espíritu juvenil. Donde las imágenes ejercen de fondo y el tema musical destaca en el frente. 

Diferentes secuencias muestran los oficios del momento. El obrero industrial, el butanero, los oficinistas. El periodista escribiendo en una Olivetti. Acompañados por la dialéctica del gobernante, que alude a la necesidad de hacer sacrificios, al respeto al orden establecido. 

Si bien las imágenes hablan de un mundo antiguo, las referencias a la actualidad abruman. Entre los manifestantes se produjeron condenas por el delito de sedición. La causa inicial de las algaradas fue la congelación salarial. La política de fuerza en la calle y silencio en los medios. El deseo del gestor por llevar la negociación fábrica a fábrica, en acuerdos locales frente a uno general.

Y queda el regusto final de la intromisión de los regímenes autoritarios en la vida personal. Del feo efecto sobre las relaciones de amistad y familiares. La certeza de que muchos de los protagonistas de aquel momento conservan recuerdos atroces de lo sucedido. 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 3 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=