InakiLancelot
  Phoenix
 

IDENTIDAD

«Phoenix»
Director: Christian Petzold
Nacionalidad: Alemán
Intérpretes: Nina Hoss, Ronald Zehrfeld, Nina Kunzendor
E
streno: 5/6/15

Christian Petzold continúa su revisión del pasado reciente en su Alemania natal tras la magnífica «Barbara», en la que nos sumió en una asfixiante y opresiva atmósfera plagada de confidentes.

Para esta su séptima realización, Petzold ha construido una ambientación excelente que rezuma clasicismo. Se ha apoyado en una banda sonora y una fotografía absorbentes, que arrancan al espectador de su butaca y lo sitúan inmediatamente en la época retratada. En Berlín a la finalización de la segunda gran guerra, atravesando fronteras entre sectores. En el Phoenix, club del cuartil americano de la ciudad.

En la superficie de la historia, la destrucción y las vidas perdidas, el clima de peligro, el miedo de las víctimas y un cierto halo de culpabilidad en los supervivientes. Todo ello retratado con gran precisión, sin excesos, como elemento obvio de unos personajes preocupados por sus propias cuitas,  que exhalan a través de los poros, en sus ojos hundidos y en sus cuerpos delgados, un pasado que no es necesario pormenorizar.

En el fondo, un cuestionamiento interesante acerca de cuál es la identidad de una persona e incluso de una pareja. De cuánto corresponde al propio rostro, cuánto a la indumentaria, a los andares, a la forma de escribir o de firmar, cuánto a la voz cuando uno canta.

La certeza de que el combate acaba no sólo con vidas, sino con propiedades y, aún peor, con las cualidades en que uno se reconocía. La necesidad del perdón y la segunda oportunidad. La existencia del condenado como traidor por error y la exigencia extendida de castigo justo.

Porque ante la debacle bélica sucedida, existe una respuesta pública, que implica la creación del estado de Israel y los juicios de Nürnberg. Pero también una privada, formada por personas que ansían recuperar su identidad, sus casas, sus recuerdos. Sobre quién se quedó con las propiedades materiales no destruidas ya nos ilustró «Ida».

Petzold enfatiza su atención ante elementos que no deben pasar desapercibidos. Muestra judíos que hablan alemán y no hebreo. Las víctimas se sorprenden al descubrir a nazis reales entre quienes eran comunes conciudadanos antes del estallido. Resulta inasumible la realidad de ciertos hechos sucedidos en guerra, lo cual genera víctimas que lo son dos veces.

Finalmente, construye una escena final excelente. Una fantástica culminación, que será recordada, bajo los acordes de "Speak low" de Kurt Weill, ese temazo jazz que apareció en «Venus era mujer».

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 15 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=