InakiLancelot
  Steaming
 
FEMENINO PLURAL

«Steaming»
Director: Joseph Losey
Nacionalidad: Reino Unido
Intérpretes: Sarah Miles, Vanessa Redgrave, Patti Love, Diana Dors, Felicity Dean, Brenda Bruce, Sally Sagoe, Anna Tzelniker
Retrospectiva Zinemaldia 2017

Joseph Losey, nacido estadounidense, fue víctima del mccarthismo y hubo de huir al Reino Unido cuando contaba 42 años de edad y cinco realizaciones en su haber. En su país de adopción desarrolló el grueso de su cine y dirigió veintiséis obras más. Completando así una carrera en la que la orientación social ocupó un papel capital.

«Steaming» es su estupendo canto final, el mejor alegato feminista que este cronista ha contemplado en cine y una acertada culminación de su legado.

Protagonizada por un elenco exclusivamente femenino, el film denuncia la desigualdad sexual como tema central pero no único. Indagando no solo en el machismo imperante, también en el terrible efecto causado por este sobre las expectativas de mujeres que se autocensuran.

La trama transcurre en un salón de baños de uso exclusivo para mujeres, en el que se mezclan todas las procedencias sociales mientras se establece entre ellas un régimen de complicidad y confianza.

Se tratan aspectos de la dominación machista como los malos tratos, el abandono por el esposo a cambio de una mujer joven o las dificultades profesionales. Cuando Losey muestra a mujeres sin oficio, a esposas cuya seguridad recae en el carácter triunfador de su cónyuge, parece hablar del pasado. Pero con el personaje de Sarah, abogada culta e inteligente, y sus dudas y dificultades para la maternidad, refleja bien la España actual, más de treinta años posterior al relato

Tan desalentador es que la única profesional sea una mujer sin hijos, como la denuncia de la pobreza existente, aportando el dato de que 25,000 jubilados carecen en ese momento de baño en su casa o no pueden pagar el gas para calentar el agua. O carecen de cama propia y tienen la vivienda llena de goteras (en un país sumamente húmedo). Provocan intensa amargura los personajes de la anciana y la disminuida. El retrato del desvalimiento de ambas y la ausencia de servicios sociales que los atiendan. El abandono. El determinismo social que lleva a abandonar los estudios prematuramente a quienes más los necesitan.

Es bellísima la imagen de esas mujeres que ansían la llegada de los hijos que rompa el tedio, o en su defecto, la de un contador del gas. Y como gran acierto, destaco el retrato de aquellas atenazadas por un miedo indefinido, conservadoras, coaccionadas por otras de su mismo género. A su vez, ellas sobreprotectoras y coercitivas a partes iguales con terceras, en una cadena que perfecciona la opresión.

Losey transmite vivamente las limitaciones injustas. La ideología inoculada, el imperativo de tener un hijo varón para sentirse mujer. La congoja de un ser humano que duda si le mereció la pena trabajar para ser independiente, vivir sin hijos.

«Los baños turcos» provoca emociones intensas y conduce a reconocer sentimientos propios, alguno de ellos probablemente aún pendiente de ser descubierto.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 34 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=