InakiLancelot
  Alabama Monroe
 

DEVASTADORA

«Alabama Monroe»
Director:
Felix Van Groeningen
Nacionalidad: Bélgica
Intérpretes: Veerle Baetens, Johan Heldenbergh
Estreno 14 de febrero de 2014


Cuenta Didier, personaje central en «Alabama Monroe», que los Montes Apalaches atrajeron a aventureros de todo el mundo en busca de sus riquezas minerales y que el heterogéneo grupo inventó el canto coral más primitivo y auténtico, el bluegrass, como asidero para combatir la soledad y el miedo.

Asideros o bastones necesarios ante la visita que nos realiza en esta descarnada e intensa tragedia el cáncer infantil. 

La cuarta dirección de Felix Van Groeningen es un drama devastador que, paradójicamente, funciona como un llamamiento a gozar la vida desde el momento en que uno sale de la sala e impulsa el sabrosísimo aire para respirar vitalmente. 

«Alabama Monroe», o en una traducción más fiel al título original «El colapso del círculo roto», evita el relato cronológico para no sumirnos en una tristeza agónica, intercalando momentos de gran alegría, cuya presencia potencia, al mismo tiempo, la desdicha.

Es en este punto donde se aprecia la maravillosa actuación de los protagonistas. Existen artefactos en la historia del cine, como vestuarios y otros comodines, para indicarnos el momento en que se sitúa la acción. En esta fantástica obra, son las caras de los actores el instrumento de situación. Porque lo sabe quien lo ha vivido, uno puede sonreír, pero la alegría ya no es plena como sí lo fue. Y ello no lo dice el guión, lo muestran los magníficos actores belgas en la pantalla. 

Esta obra nacida para el teatro es un canto a la tolerancia que revela diferentes formas íntimas de sufrir solos y de reír juntos. Que expresa las inevitables disensiones cuando se trata de sentir y no de reflexionar. Que muestra a personajes reales ricos en contradicciones, leales pero con miedos y egoísmos. 

«Alabama Monroe» está ocupada por personajes de vida alternativa y sentimientos universales. Ajenos a hipotecas porque construyen su casa, y amantes del mito de América como la tierra donde renacer es siempre posible. Pero no de la América de la gran cruzada del 11S.

Van Groeningen realiza una composición entre argumento y blue-grass que permite redescubrir esta música, acercándola al momento de su creación. Trayéndonos para su escucha un contexto actualizado que nos permita experimentarla en carne viva, dejándonos una huella indeleble. Como la causada por los tatuajes, primorosamente presentados y reivindicados en esta cinta.

Así, nos hace experimentar la sensación de ser cantante en una composición coral y el subidón interior al conectar con el compañero en una interpretación a dúo. Igual que nos lega un mensaje en pro de la investigación con células madre, una emotivísima versión de «Wayfaring stranger» que arranca dolorosos jirones de piel, y la filosofía de que, una vez roto el hechizo, nada demasiado bonito durará para siempre.

Inaki Lancelot
 
  ¡Hoy había/n 7 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=