InakiLancelot
  Diamantes negros
 
EXPLOTADORES

«Diamantes negros»
Director: Miguel Alcantud
Intérpretes: Hamidou Samaké, Setigui Diallo, Carlos Bardem
Estreno 29 de noviembre
 
En los parques infantiles, se ha creado un extraño microcosmos que roza el régimen comunal. Cualquier niño puede tomar los objetos que pertenecen a otros infantes sin transgredir ninguna norma, que sí quebrantan, sin embargo, aquellos que exigen su derecho a la propiedad. De este singular orden, queda sospechosamente excluido todo aquello que pertenezca al mundo adulto.
 
A poca distancia, es fácil contemplar campos de fútbol en los que entrenan auténticos angelotes dirigidos por adiestradores a voz en grito, iniciándolos en esa mezcla entre diversión pura, afán de superación, competitividad y despliegue de agresividad que constituye el deporte.
 
El paso siguiente en la deconstrucción educativa es la alta competición, espectáculo que poco conserva ya de la práctica deportiva, por estar dirigido hacia el enaltecimiento de facciones humanas y al enardecimiento pasional de los individuos que las componen.
 
La tercera película del cartagenero Miguel Alcantud bebe de las fuentes de su experiencia como cooperante de la Fundación Voces en Malí y constituye un documento acerca de la tramoya del deporte rey actual, el balompié.
 
El espectáculo de masas, que factura volúmenes ingentes de efectivo a nivel mundial, no puede sino ser gestionado a partir del canon del negocio. Y todos sabemos a estas alturas que las personas somos bienes de producción, cuando no consumo, en este campo.
 
Estamos habituados a las loas a la ejemplaridad de campeones locales, cuyas figuras son encumbradas a las categorías de ídolos y mitos, absorbiendo un tiempo de información creciente en los medios de comunicación, que así dejan de cumplir su verdadero objetivo. No queda duda de la admiración por los grandes campeones actuales, presentados como inagotables guerreros, entre los aficionados al deporte.
 
Como lo son los niños de Malí, que ansían alcanzar un mejor status gracias a su habilidad física y alimentan la esperanza de conducir en la misma buena dirección a sus familias. De este deseo se alimenta la globalización futbolística y la ampliación de las canteras (acertado símil éste). Para que se infiltre una sucia actividad de trata de adolescentes, denunciado en este «Diamantes negros».
 
Una película creíble, militante y sincera, cuyo guión mima los detalles para explicar la evolución de los personajes. Un golpe en la mesa para que no cerremos los ojos, encendamos la televisión y nos sumerjamos en el sueño opiáceo de un derby, sin conocer el camino seguido por algunos de los personajes principales. Y para hacernos conscientes de quienes quedaron en el camino.
 
Quedaron no, quedándose en este mismo momento.
 
Inaki Lancelot
 
  ¡Hoy había/n 1 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=