InakiLancelot
  Camino de la cruz
 
CAMINOS DE INTRANSIGENCIA

«Kreuzweg»
Director: D. Brüggemann
Nacionalidad: Alemana
Intérpretes: Lea Van Acken, Franciska Weisz, Florian Stetter, Lucie Aron
Estreno: 12 de diciembre

«Camino de la cruz» es una película acerca de la intransigencia religiosa, a la que llega una corriente en su proceso de búsqueda de la pureza y fidelidad a los supuestos objetivos iniciales.

El director alemán Dietrich Brüggemann escoge un estilo naturalista de narración, unas interpretaciones deudoras del teatro y una puesta en escena ascética, a la que el ritmo pausadísimo del relato permite (u obliga) prestar atención.

Llega a las salas españolas esta exposición del lefebvrismo católico pocos meses después de la exhibición en el Festival de San Sebastián de «Félix et Meira»,acerca de una comunidad ultraortodoxa judía, cuyos preceptos asombran por sus similitudes. Entre ellas, la asimilación de la música o el baile con impulsos dionisiacos, o la concepción del cuerpo de la mujer como la peor de las tentaciones.

La noción del mundo de los seguidores de esta suerte de ultracatolicismo convierte a las personas en soldados de Cristo en lucha perenne contra Satanás. Los sitúa frente al resto del mundo, en especial los demás cristianos a partir del Concilio Vaticano II, e idealiza el sacrificio propio como fuente de creación de milagros. Y aquí, da pavor su relación con el extremismo islámico actualmente en boga. En este contexto será su mayor ofensa el lema pacifista “Haz el amor y no la guerra”.

La estructura del argumento recuerda a la rumana, y no tan contenida, «Más allá de las colinas». Así como a la excelente producción española «Camino», mucho más dinámica y espectacular. Ambas, en mi opinión, películas muy superiores a esta sorprendentemente galardonada con un premio del público en la última edición de la Seminci. La cual, paradójicamente, guarda también cierta relación con la almodovariana «Hable con ella».

Desde una perspectiva más alejada del foco central, «Kreuzweg» muestra las terribles consecuencias de la intransigencia familiar en la educación de un niño. Los vacíos insertados en su autoestima, el desierto que halla cuando indaga en su seguridad afectiva, su sensación de soledad absoluta.

Al salir del cine, uno desearía haber presenciado una película más movida. Con las horas cala una terrible desazón, lo cual es, sin duda, muestra de que el mensaje ha llegado.

Finalmente, «Kreuzweg» mantiene un diálogo interesante con otra película presente al mismo tiempo en las salas españolas. Si en «Jimmy's hall», Ken Loach abogaba por mantenerse fuerte en las convicciones, este film alemán alerta sobre los peligros del afán de pureza. Será cuestión, seguramente, de encontrar el punto medio.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 10 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=