InakiLancelot
  Amador
 
EL NOMBRE COMO LEGADO

«Amador»
Director: Fernando León de Aranoa
Intérpretes: Magali Solier, Celso Bugallo, Pietro Sibille, Sonia Almarcha, Fanny de Castro
Nacionalidad: Española
Estreno: 8 de octubre de 2010

El crecimiento de la gran ciudad ofrece un atractivo estético para los creadores. Las pinturas de los sesenta de Antonio López reflejan el entorno natural que sería engullido definitivamente por la voraz ansia constructora entonces solo incipiente del Madrid del desarrollismo.

Hoy no es muy diferente. Los barrios de la periferia se asoman al moribundo campo con el que raya la capital. La pueblan grandes edificaciones en forma de mole junto a infraviviendas donde se asienta el aluvión de recién llegados con las manos vacías.

Actualmente, los inmigrados proceden, entre otras regiones, de Latinoamérica, tierra de promisión en otro tiempo. Y sucede que los venidos no son todos de la misma condición, sino que debilidades y grandeza se reparten sin capricho también entre dicha población. Así que unos cumplen con esfuerzo y falta de sueño con lo que la sociedad les tiene reservado, justamente o no. Y otros viven a salto de mata en virtud de una sensación de libertad y un desapego a las normas que no han escogido.

Fernando León de Aranoa posee una sensibilidad especial para retratar esferas de desvalimiento social y ya tituló su segundo film como «Barrio» antes de triunfar en el festival de San Sebastián con «Los lunes al sol». 

En su quinto film, «Amador», el director madrileño recuerda aquello que sucede cuando la pobreza entra por la puerta, fijando su objetivo sobre la inmigración latina e incorporando una bellísima observación desde la candidez, si bien con inteligencia, sobre la evolución de un cuerpo embarazado. Algo asociado habitualmente a la población más joven, aquella que pretende ampliar su horizonte en los destinos hacia los que emigra.

Fernando León relata desde la tolerancia y el cariño por sus personajes, sin condescendencias ni lamentos. Buceando en su problemática sin censurar ni justificar los chocantes comportamientos que provoca la escasez. Mostrando también su propia perplejidad por los cambios habidos en la escala de valores de esta sociedad de nuevos ricos que abandona a los ancianos porque en su hoja de ruta las debilidades no existen y uno será siempre fuerte y competitivo y el tiempo sólo avanza para los demás. Un tiempo del que todos parecen carecer, salvo los ancianos y los niños, los únicos en disfrutar del placer de la observación y el pensamiento.

En su debe, «Amador» es la película más lenta del realizador, quien se excede en paralelismos simbólicos entre las sirenas, los mutilados y los seres socialmente varados y abusa de frases algo grandilocuentes y discursivas, que no pertenecen a los personajes.

Pero bien está lo que bien acaba y «Amador» concluye de forma brillante, igualándonos a todos en la necesidad. Revelando una pléyade de personajes de carne y hueso, a los que comprende y a los que nos da a comprender.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 10 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=