InakiLancelot
  Ispansi
 

PUENTES DE COMPASIÓN

 

«Ispansi»

Director: Carlos Iglesias

Intérpretes: Carlos Iglesias, Esther Regina

Nacionalidad: España

Estreno: 4/3/11

 

Después de su debut como director con la bellísima «Un Franco, catorce pesetas» sencilla y sensible, humana y sincera, capaz de aportar un punto de vista honesto como pocas, la segunda película de Carlos Iglesias era esperada por un público amplio.

 

Además, Carlos se hace querer sin necesidad de conocerlo en persona, a través de sus intervenciones en radio, prensa o en la red.

 

A mí me encantaría decir que “Ispansi” es una gran película, como deseaba antes de verla. Sin embargo, el estilo declamado de sus interpretaciones resulta muy innatural. Podría tomarse como una decisión artística, pero no es constante en todas las actuaciones sino que incide más en unos actores que en otros, e incluso un mismo actor modifica su tono a lo largo del metraje. Y tal alternancia de registros resulta muy difícil de justificar.

 

Por otro lado, abundan en la trama las escenas de gran carga dramática en la que suceden hechos verdaderamente dolorosos. Para ellas, se ha escogido un tono surrealista, de modo que el espectador no se aflige cuando corresponde. Al mismo tiempo, es cierto que se huye del tratamiento habitual en estos casos, más costumbrista e incluso exhibicionista, y que merece elogio el deseo de adoptar un enfoque propio.

 

Me resisto a no destacar las virtudes de “Ispansi, comunes con su obra anterior. La capacidad para mostrar el extrañamiento que producen en el expatriado el clima de su nuevo hogar, las costumbres, el idioma. La vulnerabilidad que siente ante el lugar desconocido, tan próxima a una infancia indefensa.

 

Como también la camisa de fuerza en que se convierten para el individuo las ideologías, quizá libremente escogidas en su momento, pero terriblemente coercitivas a la postre, sean estas políticas o religiosas. Veneno para la libertad individual.

 

Ispansitrae a la actualidad la historia de los “niños de la guerra” enviados a la URSS desde la España republicana.

 

Su mensaje final es el encuentro entre personas que logran trascender las cadenas doctrinarias, valorar lo que de verdad importa, darse calor mutuo y atender a lo que les une por encima de todo.

 

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 10 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=