InakiLancelot
  Los heroes del mal
 

UN ARREBATADOR Y ENTRAMADO RETRATO

«Los héroes del mal»
Director: Zoé Berriatua
Nacionalidad: Española
Intérpretes: Jorge Clemente, Emilio Palacios, Beatriz Medina, Macarena Gómez, Olivia Baglivi
Estreno: 11/9/15

Ha llegado la gran película sobre el trastorno de personalidad del cine español reciente. Como «La herida», magníficamente interpretada por Marián Álvarez, pero alcanzando más allá. Abordando multitud de temáticas adyacentes en su absorbente dispositivo dramático.

En esta ópera prima de Zoé Berriatúa, el argumento crece y se retuerce, para trascender el planteamiento inicial de retrato adolescente, que deviene en un análisis del mal pleno de suspense. Donde el espectador sabe que va a ocurrir algo trágico pero no tiene elementos para definirlo con exactitud.

El realizador abandona cualquier tentación de justificar su origen en el nivel social o la estructura familiar, para centrarse en la distancia inevitable entre el mundo adulto y el adolescente. Trufando la importancia de los afectos en esa etapa vital. Ese momento único de amistad y amor genuinamente desinteresado, encarnado por Emilio Palacios.

«Los héroes del mal» habla de las relaciones de poder en un grupo de amigos, esbozo de la sociedad adulta, haciendo hincapié en la presencia de la violencia en el día a día de esos cachorros humanos que se saludan a golpes. Centrado en aquellos que son cola de ratón y en un bicho raro al que le cuesta empatizar con las emociones ajenas. En la piel este personaje de un magnífico Jorge Clemente

Todo en un entorno donde las drogas son fáciles de conseguir. Y relativizando con un marcado humor negro la posible gravedad de su conducta, pues quién hace el mal y quién defiende el bien puede depender del punto de vista.

Berriatúa parte de un enfoque lírico en el que sobresale una inolvidable escena, bellísima, acerca del sentimiento de infancia perdida que experimenta quien la está dejando atrás. Una emocionante secuencia protagonizada por Beatriz Medina junto a unos juguetes abandonados.

Lirismo que explota en un final abierto que confunde a víctimas y verdugos, verdades y presunciones, con un fondo musical de Purcell que acompaña al espectador cuando abandona la sala y siente la herida en sus convicciones asumidas. La que le inflingió este fantástico y muy trabajado drama.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 15 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=