InakiLancelot
  La llamada
 

PRIMERO LO HACEMOS, LUEGO YA VEMOS 

«La llamada»
Directores: Javier Calvo y Javier Ambrossi
Nacionalidad: España
Intérpretes: Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta, Gracia Olayo, Richard Collins-Moore
Estreno: 29/9/17 

El género musical vivió su época dorada en el cine clásico estadounidense para quedar después en un estado de semidesaparición. En Europa, con cierta frecuencia, surgen centellas como aquellos fantásticos «Pride», en Reino Unido, o «Alabama Monroe», en Bélgica. ¿Y en España? 

En España asoma de nuevo a la cartelera. Primero sucedió la reconversión de antiguas salas de cine en escenarios de musicales en vivo. Después, el auge de los programas televisivos revival, sobre versiones de temas bien conocidos. Al tiempo, el desarrollo de musicales de grupos como Mecano. Y el fenómeno llegó en 2013 a dar con «La llamada». Un musical que llena de cabo a rabo la sala de gente joven y que tras su reposición en 2017, suma una versión cinematográfica. En el teatro, «La llamada» recoge adhesiones y es un auténtico éxito de público. En el cine, se presenta en el festival de San Sebastián y mantiene el espíritu de la obra en directo.

La primera película de los Javieres (Calvo y Ambrossi) es un canto a la tolerancia. En tiempos en que la religión aparece en los titulares como origen de radicalismos violentos, presentan a una joven absolutamente común, de nuestro tiempo, nada especial. Quien, en contra de sus propias expectativas recibe una llamada.

De entre todas las voces musicales que conducen la obra, destaca una masculina, profunda, magnífica, que marca los tiempos primorosamente y encandila al público. Este Dios es quien llama y enamora a la joven. Dios con mayúscula. Y en el ir y venir, asistimos a sentimiento religioso puro. No transmitido, educado o impuesto sino el experimentado en carne propia. Y se comprende a la protagonista y se admira al Protagonista.

Ahora bien, nadie debe esperar el menor parecido con el momento álgido del cine religioso en España. No aparece en pantalla ningún Marcelino pan y vino. La iluminación no es de blanco inmaculado, sino que luce el espectro completo del arcoiris. Porque esta obra no presenta una visión en una sola dirección. Abarca dudas, cambios de carril y faltas de entendimiento. Y aboga por el respeto por las decisiones personales, cantando a la amistad y a la aceptación de uno mismo y del otro.

Los temas musicales fueron mayoritariamente interpretados en origen por Whitney Houston, aquí en la voz impresionante de Richard Collins ¡fantásticas las euforizantes versiones de «Step by step» o «I have nothing», junto a «Todas las flores», de Presuntos Implicados. Más la aportación de Leiva a la banda sonora, «Hoy he sentido la electricidad».

Las principales protagonistas realizan dos actuaciones destacadas. Una sensible Macarena García dota de intensidad su papel.  Ella que ya recibió el Goya a la mejor actriz por su interpretación principal en «Blancanieves». Anna Castillo rezuma naturalidad y espontaneidad y se confirma como la chica del momento, después su Goya con «El olivo», de Iciar Bollain, Belén Cuesta y Gracia Olayo aportan comicidad en su actuación. Y no quiero quedarme sin comentar la satisfacción y la alegría que transmitía al terminar la función el reparto de la versión en teatro, capitaneada por Angy Fernández, a la que me encantaría ver también en cine.

Inaki Lancelot

 
  ¡Hoy había/n 15 visitantesen ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=